viernes, 14 de diciembre de 2012

Modalidades de un aspecto: Marte cuadratura Sol



Marte de tránsito en cuadratura al Sol.
Se produce una vez al año y dura aproximadamente 48 horas, y muy probablemente esos sean los peores días del año que puedas llegar a tener.
No es el único aspecto peligroso que exista, pero sí el más fastidioso. Al menos en el común de los casos; salvo contadas oportunidades o en escasos individuos puede llegar a aportar experiencias disfrutables.
Básicamente, Marte en tránsito en cuadratura al Sol provoca una tensión y una irritabilidad muy difíciles de controlar, aún en los más calmos.
En estructuras generales algo débiles o potencialmente violentas, este solo aspecto puede provocar un asesinato, o ser víctima de ello. O puede provocar accidentes graves, quemaduras, heridas cortantes y sangrantes, quebraduras o accidentes automovilísticos.
En los mejores casos, cuando menos una persona puede tener una violenta discusión con la persona más querida, debiendo “contar hasta diez” varias veces para controlarse.

En otros casos, un deportista, podría coincidirle este tránsito con una final internacional importante que deba disputar, podría conducirle a la victoria, aunque con serios riegos de lesionarse gravemente.

La mejor manera para el común de los mortales de pasar este tránsito, podría ser encerrarse junto a su pareja a vivir una maratón de sexo salvaje, en lo posible, sin mantener charla alguna. Claro que difícilmente las dos personas vivan este tránsito a la vez, por lo que habría que ver si quien no se halla dispuesta.

Con todo, que este aspecto dure dos días no significa que todo ese tiempo estemos 100% permeables a matar a alguien. Siempre recuerden que es la Luna la que a su paso y haciendo aspecto casi partil “dispara” la configuración.
Los momentos más álgidos pueden ser cuando forme oposición a Marte (cuadratura al Sol) y de forma inversa (oposición Sol, cuadratura Marte), pero difícilmente esto ocurra en el mismo día, y es probable que solo ocurra una de estas dos posibilidades mientras esté activa la configuración básica.

Es un momento, cuando ocurre, de apretar bien las muelas y meterle para adelante. No tomar decisiones importantes, en lo posible buscar relajarse y estar con la menor cantidad de gente posible. Porque pasado el lapso, en cuanto el aspecto se deshaga, puede llegar a parecernos una tontería todo lo irritados que estuvimos hace apenas unas pocas horas.