domingo, 27 de noviembre de 2011

'Popeye', de Robert Altman

Una pieza curiosa, del aclamado director de "MASH" y "Prêt-à-Porter",con la actuación de Robin Williams y Shelley Duvall, que sin embargo fue un fracaso.


En 1980, el afamado director Robert Altman, realizador de éxitos de taquilla tales como MASH (1970), Vincent y Theo (1990) y Prêt-à-Porter (1994), entre otras, realizó esta curiosa pieza sobre el personaje de historieta, Popeye el Marino, que resultó un rotundo fracaso, al combinar elementos del cómic con los de su versión más conocida, la del dibujo animado.

 

El origen de “Popeye”; Elzie Segar y Max Fleisher

 

Popeye nace como personaje secundario de la tira cómica "Thimble Theatre" (“Teatro de Dedal”), en 1929, del dibujante Elzie Crisler Segar. Pero enseguida el personaje se hizo tan popular que ganó su propia historieta.
Un año más tarde, Max Fleisher lo lleva al dibujo animado, para un comercial de espinacas enlatadas, lo que representa un aumento aún mayor de tal popularidad, y que derivará en la propia serie de dibujos animados acerca del personaje, formato que pronto eclipsará el origen “comiquero” del famoso marinero.

 

Diferencias entre la historieta y el dibujo animado de “Popeye”

 

En la historieta Popeye se presenta como un marino mercante, capitán de su propio barco, áspero y dueño de una jerga cerrada, casi monosilábica, mayormente constituida por contracciones; una especie de viejo gruñón pero noble, poseedor de una fuerza física sobrehumana, que en este origen, no proviene precisamente del consumo de espinacas.
Esta historieta, por momentos surrealista y absurda, poseía una propia mitología, donde se contaba que la super-fuerza de Popeye se debía a cambio de un feroz picotazo que en una de sus aventuras le propinara un águila mágica, en el ojo, proveyéndole así al personaje la fuerza y un nombre propio (pop-eye, literalmente, “ojo explotado”).
Como dijimos, debido al comercial de espinacas protagonizado por el personaje y por la masiva repercusión de la serie de dibujos animados, fue que se estableció la reformulación de que la fuerza provenía de la ingesta de dicha verdura.
Si bien al principio la historieta se publicaba como tira cómica, al final de los periódicos de todo Estados Unidos, gracias al consabido recurso del “continuará…” en el último cuadro, las historias eran bastante largas y complicadas, mayormente del género de aventuras, si bien el humor absurdo nunca dejó de estar presente, y cuyas tramas siempre transcurrían en alta mar, o de visita a lugares legendarios, exóticos o vírgenes de civilización.
La transposición del personaje a la pantalla mantuvo la misma vena humorística y absurda, pero ya las historias serían más episódicas, menos literarias, más basadas en gags, y por mucho tiempo la fórmula aquí fue la disputa entre Popeye y Bluto (o “Brutus”, según el doblaje) por los escarceos románticos con Olive Oyl.
También, la galería de personajes secundarios en la historieta es mucho más cuantiosa y participativa. De hecho, son pocos los de estos personajes que pasaron al dibujo animado, y excepto por Olive y “Cocoliso”, con muy poca participación. Incluso, Bluto es el único personaje con origen en la animación.
Hubo un proyecto de parte de Max Fleisher, de realizar un largometraje animado con el personaje, respetando más fielmente el espíritu de la historieta, lo que iba a ser una parodia de las Aventuras de Simbad; sin embargo, el proyecto quedó en unas pocas escenas, que pasaron a completar la colección de cortometrajes; no obstante se destaca por la calidad de animación y colorido.

 

“Popeye”, de Robert Altman

 

Retomando esta última idea de Fleisher, en 1980 Altman presenta esta curiosa versión con actores de carne y hueso, interpretando Robin Williams al marinero tuerto y Shelley Duvall a su novia, Olive Oyl.
Altman retoma el viejo espíritu y la cantidad de personajes de la historieta original, la misma estética escenográfica y hace emprender al protagonista una aventura desarrollada. Pero, imposiciones de la producción, o vaya a saberse qué, Altman toma también elementos del dibujo animado, el consumo de espinacas, la presencia de Bluto, lo que escandalizaría a los “fans” más radicales e históricos de Popeye, a la vez que aburre a quienes se encontraban más familiarizados con las livianas situaciones de los cortos animados. El resultado: un rotundo fracaso de taquilla.

 

Elenco

 

  • Robin Williams (Popeye)
  • Shelley Duvall (Olive Oyl)
  • Ray Walston (Poopdeck Pappy; padre de Popeye)
  • Paul Dooley (Wimpy)
  • Paul L. Smith (Bluto)
  • Richard Libertini (Geezil)
  • Donald Moffat (Recaudador de impuestos)
  • MacIntyre Dixon (Cole Oyl)
  • Roberta Maxwell (Nana Oyl)
  • Donovan Scott (Castor Oyl)
  • Wesley Ivan Hurt (Swee'pea – Cocoliso - )
Con todo, se trata de una rareza bastante poco conocida, y quizás sea de interés para los estudiosos de este tipo de cine, o de personajes de historieta.