viernes, 25 de noviembre de 2011

Películas de dibujos animados en la Argentina


El primer largometraje animado fue argentino y no de Disney, tal como se lo arrogara esa productora. El primer hito de un largo desarrollo de esa industria.


Desde siempre, los Estudios Disney se han arrogado el hecho de haber creado el primer largometraje animado de la historia, con su Blancanieves y los Siete Enanitos (1938); sin embargo, en 1917, el dibujante ítalo-argentino Quirino Cristiani producía en la Argentina la película El Apóstol, una realización muda y sátira política del momento. Ya anteriormente Cristiani había producido cortos animados, y en 1931 vuelve a adelantarse a Disney con el largometraje Peludópolis, otra sátira, esta vez contra el presidente Yrigoyen.
En 1933 Cristani lleva a la pantalla a El Mono Relojero, el personaje de los cuentos de Constancio Vigil (que luego tendría su propia historieta).
Lamentablemente, un incendio hizo que se perdiera toda la obra de este artista, excepto por el corto de El Mono Relojero.

 

Los pioneros, Dante Quinterno y otros

 

En 1939 Juan Oliva funda el estudio de animación CADDA (Compañía Argentina de Dibujos Animados), donde se destacan cortos como La Caza del Puma (1940) y Filipito el Pistolero (1942). Ya antes de la fundación de la compañía, Oliva había producido los cortos Julian Centeya (1937) y Desplumando Avestruces (1938).
En 1942 Dante Quinterno realiza el corto Upa en Apuros, con los personajes de su historieta Patoruzú, pero los altos costos de la industria no le permitirían continuar la producción, si bien la película había tenido una muy buena acogida, del público y la crítica. En la producción se nota la alta influencia ejercida por el Popeye, de Max Fleischer.
Más adelante, el dibujante Burone Bruche produce Los Consejos del Viejo Vizcacha y Fausto Moderno; en 1947 destaca por El Refrán Animado o Refranes Populares.
Dante Pettenon produce Las Cuatro Estaciones (1948) y La Isla en las Nubes (1949), con una clara influencia de Disney.
Jorge Caro produce Puños de Campeón (1950). En los años '50 se produce una explosión en la producción de la industria, destacándose dibujantes como Crist, Héctor Franzi, entre otros, y Jorge Martín (Catu), que en 1961 produce La Pared.
En 1964, Oscar Desplats participa con sus animaciones en el largometraje Buenas Noches, Buenos Aires, de Hugo del Carril, en la primera realización argentina donde conviven personas filmadas y animación.

 

Manuel García Ferré, el "Disney argentino"

 

En 1967, Manuel García Ferré toma a un personaje secundario de su historieta Aventuras de Pi-Pío, para la realización de una serie de cortos para TV, Aventuras de Hijitus. El alto costo de producción le lleva a realizar episodios de apenas dos o tres minutos, que se emiten de lunes a viernes tres veces al día, y los sábados y domingos, todo lo visto durante la semana, todo junto. En 1973, la integración de todos aquellos capítulos se constituirían en un largometraje. Por aquel tiempo también realiza cortos unitarios de otros de sus personajes, Anteojito y Antifaz, y dibujos animados para comerciales.
En 1972 realiza su primer largometraje, Mil Intentos y Un Invento, protagonizada por Anteojito y Antifaz.
El éxito de sus producciones hace que García Ferré se vuelva el realizador más importante de la industria agentina, con títulos tales en largometrajes como: Petete y Trapito (1975), Ico, el Caballito Valiente (1987), Manuelita (1999), donde toma como protagonista a la tortuga de la canción infantil de María Elena Walsh, y Corazón, las Alegrías de Pan Triste (2000). En 1995 realiza nuevos cortos para Las Nuevas Aventuras de Hijitus.
Siempre en sus dibujos y personajes, García Ferré denotaría una fuerte influencia de Walt Disney.
Lamentablemente, al no haberse ido adecuando a los cambios de los gustos, a través de los años, manteniendo una ingenuidad en sus historias que fue quedando anticuada, la productora de este artista terminó por quebrar, y hoy solo quedan sus realizaciones para el recuerdo.


Mientras tanto y después: Mafalda de Quino y las canciones de María Elena Walsh


En 1975 Simón Feldman presenta Los Cuatro Secretos, donde combina animación y filmación.
En 1982, Carlos Márquez lleva al personaje de historietas de Quino, Mafalda, al largometraje, para luego realizar toda una serie de cortos con el mismo personaje.
S.O.S Gulubu (1996), de Susana Tozi, combina filmación y animación, en una trama inspirada en las canciones de María Elena Walsh.

 

La productora Patagonik

 

La productora Patagonik Film Group debuta en 1997 con Dibu, un personaje creado por Rodolfo Mutuverría y llevado a la TV en un programa que combinara dibujos animados con actores. El producto sería llevado al cine en tres oportunidades, en 1997, 1998 y 2002.
Más tarde producirían las películas Los Pintín al Rescate (2000), de Franco Bittolo; Patoruzito (2004), con los personajes creados por Dante Quinterno, de Jose Luis Massa, teniendo una secuela en 2006. El hecho de que ya no estuviera vivo Quinterno, para supervisar el trabajo, hizo que sus personajes aparecieran bastante desnaturalizados.
En 2006 y 2008 realizan dos películas sobre El Ratón Pérez, de Andrés Schaer. El Arca (2007), es de Juan P. Buscarini, basada en la historia bíblica del Arca de Noé.
En 2007 presentan Isidoro, la Película, otra vez basada en personajes de Quinterno, y el mismo año estrenan Martín Fierro, la Película, el poema de José Hernández, con dibujos diseñados por Roberto Fontanarrosa, con dirección de Liliana Romero y Norman Ruíz.
De los personajes de historieta de este autor producen Boogie, el Aceitoso (2008), de Gustavo Cova.
Mercano, el Marciano (2008), de Juan Antín es también de esta productora, y Plumíferos (2010) aún se halla en producción.
Otro proyecto actual de la empresa es la realización de la película de Patoruzú, el personaje de Dante Quinterno.