martes, 29 de noviembre de 2011

La carta nodal de Jansky: Planetas, tránsitos y progresiones


Robert Jansky creó un sistema de derivación de la carta natal, de aplicación en la astrología médica. Aquí veremos el rol que en esto juegan los planetas.


En otro artículo hemos presentado este tema del sistema de Jansky, la confección de la carta nodal, para uso exclusivo de la astrología médica.
Aquí trataremos sobre el rol desempeñado por los planetas, y sus aspectos, en relación a las casas que ocupan y a las que regentean, y por el modo en que cada uno actúa sobre otros planetas. El tema es muy vasto para el escaso espacio del que disponemos, pero se confía que por analogía a lo que aquí se diga, el lector podrá por sí mismo lograr el mayor alcance del mismo.

 

Significado de los planetas en el sistema de Jansky

 

Los planetas retrógrados afectan la parte dorsal del cuerpo, en la zona correspondiente a la casa donde se hallan ubicados. Los planetas directos, entonces, a la parte frontal.
Dice Lilia Molina-Neves, en un artículo que escribiera sobre el tema, en la revista GeA nº 20 (diciembre de 2001): “Un planeta en la carta nodal extrae su significación de la casa en que se ubica, y por el órgano que representa”.
Sol: El área física u orgánica más importante para la actividad profesional del individuo (en casa 12 sería muy buena esa posición para un intelectual; en 5ª/8ª, para un atleta). El Sol indica la parte del cuerpo que más se utiliza. También puede indicar la causa de la muerte del padre del individuo.
Luna: Representa el modo como contactamos con los demás. Representa los líquidos corporales, y estos tienden a acumularse en la zona donde se halla la Luna. Remarca la zona del cuerpo que es preciso prestar más atención, por la razón que fuera, de salud o cosmética. Esta zona presentará mayor sensibilidad al dolor o a la estimulación.
Mercurio: Estás asociado con el sistema nervioso y con aquello a lo que tendemos a preocuparnos más. Los problemas nerviosos se manifiestan en la región donde se halla. Un brazo derecho afectado se analiza con Mercurio en casa 2.
Venus: La zona es sensible al contacto y la estimulación; a diferencia de la Luna, se relaciona con el placer. Generalmente, es la parte del cuerpo más bella y armónica; sobre el Ascendente, es una persona “linda de cara”.
Marte: Representa el área del cuerpo más expuesta a recibir heridas y accidentes. Representa también el sistema muscular; los músculos se ponen tensos, como manifestación física de tensión mental. También indica inflamaciones y es índice de la necesidad de realizar cirugías en la zona donde se halla.
Júpiter: Representa la materia grasa, y esta tiende a acumularse en la zona donde él se halla. Esta región tiende a ser de mayor proporción que las demás. Representa también la hiperactividad del área en la que se encuentra, siendo que muchas veces la gente desconoce las limitaciones físicas de esa región, colocando en ella demasiadas expectativas.
Saturno: la región donde se ubica suele tener escaso desarrollo o es desproporcionadamente reducida. De extraña manera, tiene una influencia pilosa, y el individuo tendrá mucho vello en la zona influenciada por este. Puede indicar hipoactividad o subdesarrollo de los órganos que afecte.
Urano: Indica falta de coordinación de la zona ocupada por este planeta, con el resto de cuerpo, por lo que se hallará más proclive a accidentes. Puede haber un tic nervioso o movimientos involuntarios en la región ocupada por este planeta. La persona será sumamente intuitiva con este planeta sobre el Ascendente. En las casas 2-11 sugiere a una persona dotada de poder de curación, por imposición de manos.
Neptuno: Muestra el área del cuerpo con la cual la persona está más fuera de contacto. Se siente poco dolor en esta región, o no se tienen en cuenta sus problemas, por diversos motivos. Es muy difícil realizar el diagnóstico sobre esta área, pues siempre presta a confusión (el planeta lo hace). En casas 1-12 provoca migrañas difíciles de diagnosticar.
Plutón: Se asocia con el material hereditario, ADN, ARN, con el interior de las células. Puede producir desde simples verrugas o pecas, hasta cáncer. Puede haber marcas de nacimiento y bultos en la zona donde se halla. Rige el sistema enzimático y produce infecciones (otros planetas, en combinación inarmónica, también pueden hacerlo).

 

Tránsitos y progresiones en cartas nodales

 

Los tránsitos y progresiones planetarias, en este tipo de carta, es tanto o más importantes su análisis que en la carta convencional, en la medida que nos permite seguir la evolución de una enfermedad, como de su tratamiento, o incluso la prevención de la misma.
Como ya hemos dicho en otro artículo, el astrólogo no es médico, por lo que jamás en ningún caso hará prescripciones en base a sus observaciones; cuanto más, la función del astrólogo podría ser de acompañamiento, complementaria a la labor del médico convencional (tampoco nos parece recomendable la asociación a terapias alternativas).
Como dice Jansky, los ejes Ascendente-Descendente y Medio Cielo-Fondo de Cielo, son los puntos más sensibles de la carta, y cada vez que un planeta progrese o transite por esos puntos, algo ocurrirá en relación con la salud, para bien o para mal.
Molina-Neves dice que “en algunos patrones de enfermedades – sobre todo de enfermedades crónicas – se debe volver hacia atrás en el tiempo, hacia el momento en que la enfermedad empezó o se manifestó. Por ejemplo, el período promedio de incubación del SIDA es de 10 años, pero es “más o menos” 10 años. Hay que mirar los tránsitos de todo ese tiempo”.
Como puede verse, también, este sistema sirve tanto para el estudio de la salud, no solo física sino también psicológica. La Luna o Neptuno, inarmónicamente aspectados en casas 1-12, pueden ser indicativos de algún grado de locura.