martes, 29 de noviembre de 2011

Etapas en la música de los Beatles: Del principio a 'Sgt. Pepper'


Todos reconocen que "Sgt. Pepper's..." marcó un corte en la carrera de los Beatles; sin embargo, hay otras etapas reflejadas a lo largo de su discografía.


Todo el mundo acuerda con que el álbum Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band representa una bisagra en la larga carrera de los “Fabulosos Cuatro”, un cambio en lo estético y una profundización de la composición y los recursos, que conduciría al respecto a la banda, por un camino sin retorno.
Sin embargo, hay otras etapas musical y estéticamente diferenciadas, las que se ven reflejadas de a tramos en su extensa discografía.

 

Los inicios: Los Beatles y el rock and roll

 

Los Beatles se iniciaron como una banda de rock and roll, el género más influyente entre los jóvenes de principios de los ’60, y entusiasmados con las grabaciones e intérpretes que llegaban desde Estados Unidos a Inglaterra. Particularmente, admiraban a cantantes como Little Richard o Chuck Berry, y a John Lennon y Paul McCartney se les notaba esa influencia en sus propias voces.
Así, no es raro que su primer disco (Please, Please, Me, 1963) fuera mayormente de rock and roll, y que casi la mitad de las canciones que allí se presentaban fueran de otros autores y no propias, como de Goffin y King, Dixon y Farrell o Medley y Russell.
Lo mismo ocurre con el segundo disco, With the Beatles, del mismo año. Rock and roll y más canciones de otros autores, en este caso, de Willson, Holland o Berry, entre otros.
No obstante, Lennon y McCartney se prueban a sí mismos igualmente, como grandes compositores de rock and roll, con temas como I Saw Her Standing There, en el primer disco, o It Won’t Be Long, en el segundo.


Anochecer de un día agitado: La explosión de los Beatles


Para la grabación del próximo disco, la banda ya había explotado como fenómeno musical, social y de consumo, lo que resulta en una película, A Hard Day’s Night (1964), de Richard Lester, homónima al tercer vinilo.
En este disco, por primera vez la banda presenta solo composiciones propias, y McCartney empieza a mostrar su faceta más romántica, como con el bolero And I Love Her.
Sin embargo, para el cuarto disco, Beatles for Sale, del mismo año, regresan al rock and roll más puro y a los temas de otros autores, en este caso, Carl Perkins, y otra vez Chuc Berry, entre otros.


1965: Help! Y el género “beat”


Al año siguiente, el crecimiento arrollador de la banda suscita una nueva película: Help! (¡Socorro!), otra vez de Richard Lester.
En este disco ya apenas hay un par de canciones ajenas, Act Naturally, de Morrison y Russell, y el “hit” Dizzy Miss Lizzy, de Williams.
Es en este disco donde más sólidamente comienza a establecerse la calidad compositiva de Lennon y McCartney, en temas como el que le da título al álbum, o en Yesterday, que McCartney interpreta solo, con su guitarra, y acompañado de un cuarteto de cuerdas, provisto y arreglado por el productor George Martin.
A partir de entonces, incluso, se comenzaría a hablar de un nuevo género, o subgénero musical, creado por los Beatles, el género “beat”, un ritmo diferenciado del rock y del posterior pop (como se lo considera ahora), pero emparentado con estos, de algún modo. El “beat” no fue tampoco estrictamente como lo que hoy podría definirse como pop-rock; el “beat” fue ese tipo de canción que solo ellos podían interpretarlo de manera genuina, y el que pasó a caracterizarlos, a convertirlos en ícono popular y cultural, a mediados de los ’60. En este disco, es la canción Ticket to Ride, la más genuina muestra del género musical “beat”.
En realidad no hubo un disco completo de canciones “beat”. El sonido típico que así puede llamarse aparece esporádicamente en una canción u otra, en los próximos discos.
Luego de Help! llega Rubber Soul, el mismo año, nuevamente presentando solo canciones propias. Aquí, pueden considerarse canciones “beat” You Won’t See Me, The Word o If I Needed Someone; todo lo demás es rock, folk o simples canciones.


1966: Los años de la experimentación, Revolver y Sgt. Pepper’s…


Al año siguiente, con la aparición de Revolver (el disco previo a Sgt. Pepper…), los Beatles parecen preanunciar el cambio, hacia horizontes de mayor experimentación; se empezaría a hablar de arte lisédgico, devenido de la combinación con drogas.
El “beat” vuelve a aparecer en temas como Taxman, I’m Only Sleeping, Doctor Robert o Tomorrow Never Knows, pero esta vez todo suena mucho más ácido, aunque ecléctico; todavía no llegaba el momento de la conceptualización, lo que devendría en el disco siguiente, del mismo año, Sgt. Pepper’s Lonely Heart Club Band.
Para este disco los Beatles arman una nueva banda, una banda ficticia, la “Banda del Club de los Corazones Solitarios del Sargento Pimienta”, que se anuncia (en la letra de la canción homónima al disco) como un circo liderado por un tal Billy Shears, que llega a la ciudad, y “luego que nos vean ya nada volverá a ser igual”, prometen.
Es sin lugar a dudas el momento de mayor apogeo creativo e interpretativo de los Beatles, con un George Harrison ya completamente sumido en el hinduismo (en el tema Within You Without You), y con Lennon y McCartney cantando canciones del todo surrealistas, narrando historias de personajes absurdos, y dando a todo una atmósfera cabal de varieté.
A esta altura de la carrera, ya sí el mundo no volvería a ser el mismo, tal como los “fab four” supieron imprimir su arte.