viernes, 25 de noviembre de 2011

El periodismo digital


Las diferencias entre el periodismo digital y el analógico conducen a cambios de paradigma, tradicional de lo informativo, de insospechado alcance.


El periodismo es la ciencia que se encarga principalmente de la difusión de las noticias, de la verificación y confirmación de los hechos actuales de trascendencia e importancia, a nivel social, de la manera más objetiva posible.
Su función es deshacer las versiones y los rumores que puedan surgir acerca de cualquier tema, confirmar o rechazar suposiciones, es la base de la información.
Aleatoriamente, existe un periodismo de investigación, que aquellos que lo llevan a cabo, no necesariamente serán luego los mismos que difundan sus descubrimientos y conclusiones.

 

¿Existe el periodismo de opinión?

 

Desde hace un tiempo se alienta desde los mismos medios de difusión tradicionales la existencia de un supuesto “periodismo de opinión”, aun cuando tal cosa iría en contra de la propia definición de periodismo.
El tono en que los periodistas dan sus noticias, el gesto cuando se trata de televisión, aun la propia expresión directa de la opinión, apenas dar la noticia, o incluso, antes de presentarla; la musicalización dramática de las escenas e imágenes que acompañan a la información, todo eso corresponde a una “editorialización” de la información, a un adecuar el intento de objetividad necesario en la difusión, a criterios propios, intereses, ideologías.
En los diarios, las “notas de editorial” cada vez ocupan un lugar más destacado, y es acentuada la atención que en general se pone en estas.
La aparición del periodismo digital, por medio de la web, aumenta este índice de “opinionabilidad” en la difusión de las noticias, toda vez que el medio participa con sus características propias, diferenciadas notablemente de los canales tradicionales.

 

Características del periodismo en la web

 

En principio que se distingue un periodismo ejercido de manera profesional y no profesional, mucho más marcadamente que por otros medios.
Este nuevo medio sintetiza el producto de los soportes tradicionales, ofrece una infografía animada e interactiva en todas sus posibilidades, sin intermediarios, con sus consumidores finales.
En el común de los casos el lector de la red puede replicar con inmediatez al difusor de la noticia, y la reformulación, la reedición de la noticia, en Internet, es permanente.
Vale decir, en la prensa gráfica, con la publicación muere esta posibilidad de reformular la noticia; respecto de los medios orales, sabemos que muchas veces no hay posibilidad de desdecirse, mientras que en la web todo el tiempo se puede cambiar la forma y fondo del contenido, sin dejar rastros de antiguas versiones.
El periodismo en Internet es autogestionable, y en muchos casos se declara sin pretensión de objetividad; de este modo, circulan noticias en la red de tal tipo como “Hitler aún vive, en el sur de Argentina”, o “la caída de las Torres Gemelas fue una puesta en escena del gobierno estadounidense”, por lo que el consumidor final no debe aceptar de buena fe todo lo que en este medio encuentre publicado.
Esto, incluso, ha conducido a que se empiece a cuestionar la misma verosimilitud de los canales tradicionales, que anteriormente era aceptado sin lugar a dudas todo lo que en ellos se decía.
El periodismo en la red parece ser más comunicativo que informativo, dice la periodista Sandra Russo, y agrega “hablar de periodismo es hablar de periodistas, y hoy la información ya no les pertenece exclusivamente a ellos” (programa En el Medio, canal Encuentro).

 

La competencia entre los medios digitales y los medios tradicionales

 

Los medios tradicionales de difusión se ven ahora forzados a tener su propio soporte digital, aun en desmedro de sus versiones analógicas, debido a la gran absorción que la red provoca entre los consumidores.
A su vez, la televisión tiene que competir con la web, particularmente por sus espacios de publicidad.
Es evidente que el paradigma comunicacional está cambiando vertiginosamente en los últimos años, lo que conducirá a posibilidades inimaginables respecto de hace poco tiempo, y a la creación de nuevas regulaciones y modelos.
La industria también es un factor importante en esta situación, en tanto no adecúe sus productos en funcionalidad y costos finales, a estas nuevas tendencias.