viernes, 25 de noviembre de 2011

El cuerpo astral


Vidas pasadas, reencarnación o cuerpo astral, son algunos de los términos manejados por la "New age", aunque pocos conocen realmente en qué consisten.


Cuando se habla de cuerpo astral, como de otros conceptos que hacen a las disciplinas esotéricas (pongamos por ejemplo palabras tales como karma, reencarnación; las mismas diferencias conceptuales tales como esoterismo, misticismo, el ocultismo) todo el mundo cree más o menos saber de qué se está hablando, máxime cuando se desarrollan nuevas corrientes como la de la new age, con más intereses comerciales que de conocimiento, por lo que se le vende a la gente en general la idea de que todo el mundo tiene su “cordón de plata”, cuyo extremo opuesto Dios sostiene con la diestra.
Pero si a cualquiera se le pide una definición de cuerpo astral, pocos sabrían decir algo cierto al respecto.

 

Qué es el cuerpo astral

 

En su libro El Cuerpo Astral (1927), Arthur Powell realiza el mejor estudio que sobre el tema se haya hecho hasta la fecha: "El cuerpo astral del hombre es un objeto que no parece ser muy diferente del físico; está rodeado de un aura de colores centelleantes y compuesto de materia mucho más fina y sutil que la física; es el vehículo por medio del cual el hombre expresa sus sentimientos, pasiones, deseos y emociones; además sirve como puente y medio de transmisión entre el cerebro físico y la mente, la cual actúa en un vehículo de orden superior, llamado cuerpo mental".
"No obstante que todo ser humano posee y utiliza un cuerpo astral, muy pocos son conscientes de la existencia del mismo, y muchos menos son capaces de regularlo y actuar en él a plena conciencia".
"En la inmensa mayoría de las personas es apenas algo más que una masa amorfa de materia astral. En algunos, sin embargo, el cuerpo astral es un vehículo bien desarrollado y completamente organizado, que posee vida propia y que confiere a su poseedor muchos y útiles poderes".

 

La proyección o viaje astral

 

Se continúa la cita: "Durante el sueño del cuerpo físico, el hombre falto de desarrollo vive una existencia vaga y soñolienta en su cuerpo astral relativamente primitivo, y al despertar su cuerpo físico recuerda muy poco o nada de su vida durante el sueño."
"En cambio, la vida del hombre desarrollado en el cuerpo astral, mientras el físico duerme, es activa, interesante y útil, y su recuerdo se puede, bajo ciertas condiciones, traer a la memoria del cerebro físico. La vida de una persona así deja de ser una serie de días de conciencia despierta y noches de olvido, para convertirse en vida permanente de conciencia sin solución de continuidad, que alterna entre el plano o mundo físico y el astral".
"Una de las primeras cosas que aprende el hombre al actuar en el cuerpo astral es ir de un lado a otro; pues tal cuerpo posee gran movilidad y puede trasladarse a grandes distancias del cuerpo físico sumido en sueño. La comprensión de este fenómeno arroja mucha luz sobre un gran número de fenómenos de los llamados "ocultos", tales como "apariciones" de diversas clases, conocimiento de lugares nunca visitados físicamente, etc".
También hay que decir que existen personas con un alto desarrollo de su cuerpo astral, de manera inconsciente, en quienes durante el sueño pueden producirse proyecciones astrales espontáneas. Son los que se asustan al verse de pronto suspendidos en el aire, viendo su cuerpo físico allí tendido en la cama, como si hubieran muerto.
Comúnmente, al ser de una energía mucho más sutil el cuerpo astral se halla interpenetrando al cuerpo físico. En episodios como el anteriormente descripto, ocurre que el mismo miedo devuelve al cuerpo físico a esa interpenetrabilidad.

 

La idea de Gurdjieff acerca de los cuerpos superiores

 

Como lo documenta P. D. Ouspensky en su libro Fragmentos de una Enseñanza Desconocida, Gurdjieff solía decir que el ser humano no nace por añadidura con un cuerpo astral, sino que el mismo debe ser construido, engendrado o generado.
Sí por añadidura el hombre nace con la energía específica para generar este cuerpo, pero la misma puede disiparse al ser empleada en prácticas o verse comprometida en situaciones que le son inapropiadas a su razón de ser.
La energía con que se generan los cuerpos superiores (astral, mental y causal) es la sexual, y de lo antedicho es que surge la idea de celibato y castidad en las órdenes religiosas y monásticas; es por esta razón, que nada tiene que ver con la moral.
No debe entenderse de esto que no se posee cuerpo astral por mantener relaciones sexuales, pero sí que para tener una plena consciencia de él se aconsejan ejercicios de ascetismo.

 

El cuerpo astral es el cuerpo de las emociones

 

Como el cuerpo astral es propiamente el vehículo de los sentimientos y emociones, el entendimiento de la composición del mismo y de cómo actúa es de gran valor para comprender muchos aspectos de la psicología humana, tanto individual como colectiva; proporciona, además, una explicación sencilla del mecanismo de muchos fenómenos revelados por el psicoanálisis moderno.