domingo, 27 de noviembre de 2011

Cálculo de una carta de armónicos


En este artículo veremos cómo confeccionar cartas de armónicos, según la técnica de John Addey, y explicaremos algo de su interpretación.


En este artículo explicaremos cómo confeccionar una carta de armónicos, técnica derivada de la teoría que al respecto formulara el astrólogo John Addey.

 

Confección de una carta de armónicos

 

En primer lugar, para levantar una carta de armónicos, debemos convertir todas las posiciones de los planetas en la carta natal a longitudes absolutas, es decir, a partir de los 0º de Aries, y ya no en el segmento de 30º que ocupa cada signo.
Para nuestro ejemplo, tomemos una posición del Sol a 5º 33’ de Géminis, es decir, a 65º 33’ desde el 0º de Aries. En la tabla 2 de nuestra imagen adjunta están las posiciones para el resto de los planetas, Ascendente y Medio Cielo.

 

Cálculo de la carta del cuarto armónico

 

Para los otros armónicos procederemos de la misma manera a lo que expliquemos en esta ocasión.
Antes de situar los planetas en la carta habrá que multiplicar cada longitud absoluta por 4 (para la carta armónica del tercer armónico se lo hará por 3, etc.).
Ejemplo: El Sol está ahora en la posición de 65º 33’, por lo tanto, 65º X 4 = 260º, y 33’ X 4 = 132’ = 2º 12’. Así, 260º + 2º 12’ = 262º 12’ (recuerden que a los resultados en minutos hay que dividirlos por 60 para convertirlos en grados y minutos), o lo que se consigna en la tabla 3 de la imagen adjunta, el Sol se halla a 22º 12’ de Sagitario.
Procedemos de la misma manera con los demás planetas y elementos.
Veamos el caso de la Luna, para remarcar una salvedad, toda vez se nos presente una característica similar:
La Luna está aquí a 334º 3’, por lo tanto, 334º X 4 = 1.336º; 3’ X 4 = 12’.
Como en este caso el número de minutos es inferior a sesenta no es necesario hacer la conversión, pero como el número de grados es mayor de 360, por tanto debemos dividir por 360º: 1.336 : 360 = 3 y un resto de 256.
256º + 12’ = 256º12’ = 16º 12’ de Sagitario.

 

Cálculo de los aspectos planetarios; orbes planetarios diferentes

 

Se sigue el mismo proceso como en el cálculo de la carta natal convencional, con una diferencia importante, se utilizan orbes diferentes.
En cartas de armónicos se denominan “orbes armónicos”, que se obtienen al dividir el orbe convencional por el número de armónico.
Es decir, que si en la carta convencional aceptamos un orbe de +/- 10º (para Sol y Luna respecto de Conjunción, Trígono y Oposición), aquí será de 2,5º (siempre para el cuarto armónico). De 8º (para los demás planetas), aquí 2º.
Otros orbes: 7º (1,75), 5º (1,25), 2,5º (0,625).

 

Los cuatro armónicos fundamentales

 

Hemos dicho en otro artículo que es innumerable la cantidad de cartas de armónicos que pueden levantarse de cada caso, pero Addey indica que son cuatro los fundamentales a estudiar, a saber, cuarto, quinto, séptimo y noveno armónicos.

 

El cuarto armónico (palabras clave: esfuerzo, equilibrio, autointegración)

 

El cuarto armónico nos indica la relación que tiene el individuo con el mundo que le rodea, sus problemas con la gente y su forma de enfrentarse a situaciones externas y a acontecimientos. Se relaciona con el segundo armónico y parece indicar algún vacío dentro de un área de la vida del sujeto. La naturaleza de este vacío puede estar indicado por dos planetas en conjunción (que formarían cuadratura, oposición o conjunción dentro de la carta natal).

 

El quinto armónico (palabra clave: potencia creadora)

 

Addey sugiere que tiene que ver con el arte, otros autores lo identifican más con la relación con el poder. David Hamblin, en su Cartas de Armónicos (1983) lo relaciona con la ciencia pura y las matemáticas, pero señala que Mozart tenía una carta del quinto armónico extraordinariamente fuerte, como también sucede con algunos pintores, según lo señala.
Con lo que queda claro, es un armónico bastante misterioso. Una conjunción en esta carta puede indicar la dirección en que se puede expresar el talento artístico. La oposición puede indicar lo mismo, pero añadiendo lucha por la realización. Las cuadraturas indican conflicto, vigor y fuerza para la expresión artística. Los trígonos pueden indicar superficialidad.

 

El séptimo armónico (palabras claves: expresión, compresión profunda)

 

Este armónico revela acerca de los resortes emocionales de una persona, habiendo una conexión con el yo profundo, con la esencia y el inconsciente. El siete es el número que a través de la historia y de la numerología se ha identificado con la magia y con lo oculto. No decimos que el número siete sea un número “mágico”, sino simplemente que parece tener un significado psicológico profundo para el ser humano.
Aquí, las conjunciones parecen indicar dos o más aspectos o áreas de la vida que el individuo necesita o desea compaginar o integrar. La oposición es lo mismo, pero la tarea sería más difícil. Las cuadraturas representan conflictos al respecto y los trígonos la resolución de los mismo, pero quizás no tan completa, dada la misma facilidad.
El patrón de este armónico es mucho más abstracto que el del quinto, por lo que su contenido puede encontrarse más en el terreno de las fantasías y de los sueños, antes que en la vida real.

 

El noveno armónico (palabras clave: alegría, placer, paz)

 

Tiene relación con la inspiración. Hamblin dice que indica “el camino por el cual una persona puede encontrar la felicidad”.
Supone experiencias psíquicas que pudieran conducir a esto, las oposiciones indican los esfuerzos para arribar a tales metas y las cuadraturas, las dificultades para alcanzarlas. Los trígonos indican la relajación total ante el placer, puede que la realización completa de lo que las conjunciones sugieren.

 

Interpretación básica de una carta de armónicos

 

La principal importancia aquí está en los aspectos planetarios; los signos en que los planetas caigan solo darán la modalidad en que estos operen. Como puede verse, las cartas de armónicos carecen de sistema de casas astrológicas.