lunes, 20 de agosto de 2012

Los prólogos de Jorge Luis Borges


Existen dos libros que compilan los prólogos que Jorge Luis Borges redactara para otros libros, para otros autores, Prólogos y un Prólogo de Prólogos (1975), y Prólogos (1988), perteneciente éste último a la colección Biblioteca Personal, de Hyspamérica, mientras que el primer título lo es a Editorial Emecé, y quizás por esta razón las dos compilaciones nunca se reunieron en un solo volumen.
Hay quien cree el segundo título es más importante que el primero, supongo que por la cantidad y calidad de los textos, amén de las obras y autores prologados, sin embargo, me resulta fundamental aquel primer otro, nada más siquiera por el “prólogo de prólogos”, donde el prologuista ensaya su análisis sobre este tipo de texto, como género en sí mismo.

¿Qué es un prólogo?

Muchas veces, más de un lector convendrá que un prólogo es esa cosa aburrida por lo farragosa, que antecede el texto principal que deseamos leer, incluso por el que hemos decidido comprar un libro.
Muchas veces, cuando no es el propio autor del libro también el de su prefacio, un prologuista se presenta como un dechado de virtudes y erudiciones vagas y varias, acerca de un sinnúmero de aspectos, que pueden ir de lo social a lo político, de lo filosófico a lo histórico, etc., que rozan apenas el verdadero sentido del libro, que es la obra que lleva por título, y hasta a uno le queda la sensación de que el prologuista se avino a escribir esa especie de carta de presentación un poco como a regañadientes, un poco como favor al tipo que después de todo será el que se lleve las regalías.
Quizás fuera mejor que sea el editor quien cumpliera este cometido, en tanto comparte el interés con el autor de vender el objeto-libro, por lo cual quizás se esmere más en declarar y presentar a su promesa. Pero, bueno, probado está también que los editores no siempre son a la vez escritores (espacio para las suspicacias).
Claro, no es lo mismo que escriba el prólogo a tu libro tu primo, por buen escritor que sea, a que lo haga Jorge Luis Borges. A ver a su vez quién se atrevería prologar un libro del maestro, y no deja de llamar la atención la motivación que Borges pudiera tener respecto de sus elecciones sobre cuáles libros prologar y cuáles no. Llama la atención, digo, porque no siempre ha prologado a autores declaradamente de su admiración y preferencia, como a una gran cantidad de obras y autores solo existe una referencia borgiana a partir de alguno de estos prólogos.
Pero no nos anticipemos a algo que ya veo va a dar para más largo. Volvamos al punto de definición del concepto de prólogo, preferiblemente en las propias palabras de Borges (en aquel “Prólogo de prólogos”):
“Que yo sepa, nadie ha formulado hasta ahora una teoría del prólogo. La omisión no debe afligirnos, ya que todos sabemos de qué se trata. El prólogo, en la triste mayoría de los casos, linda con la oratoria de sobremesa o con los panegíricos fúnebres abunda en hipérboles irresponsables, que la lectura incrédula acepta como convenciones del género. (…)
“El (prólogo) de muchas obras que el tiempo no ha querido olvidar es parte inseparable del texto”. (…)
“El prólogo, mando son propicios los astros, no es una forma subalterna del brindis; es una especie lateral de la crítica. No sé qué juicio favorable o adverso merecerán los míos, que abarcan tantas opiniones y tantos años…”.
El prólogo, entonces, según Borges, es “una especie lateral de la crítica”… Claro, de la crítica en tanto te guste el libro que vas a prologar, nadie imagina un prólogo que denoste a la obra que le sucede (imaginen: “bueno, la novela que leerán a continuación, la verdad que es una reverenda porquería”).
Sin embargo, el mismo Borges se permitió decir en un prólogo suyo a un libro de cuentos de Julio Cortázar: “El estilo no parece cuidado, pero cada palabra ha sido elegida”. En fin, qué dos grandes, ¿verdad?
A continuación presento el contenido de los dos libros de prólogos de Jorge Luis Borges, y en futuras notas espero poder hacer algún análisis de algunos de ellos.

Prólogos y un prólogo de prólogos: Prosa y Poesía de Almafuerte; Hilario Ascasubi: Paulino Lucero. Aniceto El Gallo. Santos Vega ; Adolfo Bioy Casares: La Invención De Morel ; Ray Bradbury: Crónicas Marcianas; Estanislao Del Campo: Fausto ; Thomas Carlyle: Sartor Resartus; Thomas Carlyle: De Los Héroes ; Ralph Waldo Emerson: Hombres Representativos; Versos De Carriego; Miguel De Cervantes: Novelas Ejemplares; Wilkie Collins: La Piedra Lunar; Santiago Dabove: La Muerte y su Traje ; Macedonio Fernández: El Gaucho ; Alberto Gerchunoff: Retorno A Don Quijote; Edward Gibbon: Páginas De Historia Y De Autobiografía; Roberto Godel: Nacimiento Del Fuego ; Carlos M. Grünberg: Mester De Judería; Francis Bret Harte: Bocetos Californianos ; Pedro Henríquez Ureña: Obra Crítica; José Hernández: Martín Fierro; Henry James: La Humillación De Los Northmore ; Franz Kafka: La Metamorfosis; Nora Lange: La Calle De La Tarde; Lewis Carroll: Obras Completas; El Matrero; Hermán Melville: Bartleby; Francisco De Quevedo: Prosa Y Verso ; Attilio Rossi: Buenos Aires En Tinta China; Domingo F. Sarmiento: Recuerdos De Provincia; Domingo F. Sarmiento: Facundo; Marcel Schwob: La Cruzada De Los Niños; William Shakespeare: Macbeth; William Shand: Ferment; Olaf Stapledon: Hacedor De Estrellas; Emanuel Swedenborg: Mystical Works; Paul Valéry: El Cementerio Marino; María Esther Vázquez: Los Nombres De La Muerte; Walt Whitman: Hojas De Hierba.

Prólogos (de la colección "Biblioteca Personal"): Julio Cortázar – Cuentos; Evangelios Apócrifos; Franz Kafka - América. Relatos Breves; Gilbert Ketth Chesterton - La Cruz Azul Y Otros Cuentos; Maurice Maeterlinck - La Inteligencia De Las Flores; Dino Buzzati - El Desierto De Los Tártaros; Henrik Ibsen - Peer Gynt. Hedda Gabler; José María Eca De Queiroz - El Mandarín; Leopoldo Lugones - El Imperio Jesuítico ; André Gide - Los Monederos Falsos; Herbert George Wells - La Máquina Del Tiempo. El Hombre Invisible; Robert Graves - Los Mitos Griegos; Fiodor Dostoievski - Los Demonios; Edward Kasner & James Newman - Matemáticas E Imaginación; Eugene O' Neill - El Gran Dios Brown. Extraño Interludio. El Luto Le Sienta A Electra; Ariwara No Narihira - Cuentos De Ise; Hermann Melville - Benito Cereno. Billy Budd. Bartleby, El Escribiente; Giovanni Papini - Lo Trágico Cotidiano. El Piloto Ciego. Palabras Y Sangre; Arthur Machen - Los Tres Impostores; Fray Luis De León - Cantar De Cantares. Exposición Del Libro De Job; Joseph Conrad - El Corazón De Las Tinieblas. Con La Soga Al Cuello; Oscar Wilde - Ensayos Y Diálogos; Henri Michaux - Un Bárbaro En Asia; Hermann Hesse - El Juego De Los Abalorios; Enoch A. Bennett - Enterrado En Vida; Claudio Eliano - Historia De Los Animales; Thorstein Veblen - Teoría De La Clase Ociosa; Gustave Flaubert - Las Tentaciones De San Antonio; Marco Polo - La Descripción Del Mundo; Marcel Schwob - Vidas Imaginarias; George Bernard Shaw - César Y Cleopatra. La Comandante Bárbara. Cándida; Francisco De Quevedo - La Fortuna Con Seso Y La Hora De Todos. Marco Bruto ; Eden Phillpotts - Los Rojos Redmayne; Sören Kierkegaard - Temor Y Temblor; Gustav Meyrink - El Golem; Henry James - La Lección Del Maestro. La Vida Privada. La Figura En La Alfombra; Heródoto - Los Nueve Libros De La Historia; Juan Rulfo - Pedro Páramo; Rudyard Kipling – Relatos; William Beckford – Vathek; Daniel Defoe - Las Venturas Y Desventuras De La Famosa Moll Flanders; Jean Cocteau - El Secreto Profesional Y Otros Textos; Thomas De Quincey - Los Últimos Días De Emmanuel Kant Y Otros Escritos; Ramón Gómez De La Serna - Prólogo A La Obra De Silverio Lanza; (Selección De Antoine Galland) - Las Mil Y Una Noches; Robert Louis Stevenson - La Nuevas Noches Árabes. Markheim; Léon Bloy - La Salvación Por Los Judíos. La Sangre Del Pobre. En Las Tinieblas; Bhagavad-Gita. Poema De Gilgamesh; Juan José Arreola - Cuentos Fantásticos; David Garnett - De Dama A Zorro. Un Hombre En El Zoológico. La Vuelta Del Marinero ; Jonathan Swift - Viajes De Gulliver; Paul Groussac - Crítica Literaria; Manuel Mujica Lainez - Los Ídolos; Juan Ruiz - Libro De Buen Amor; William Blake - Poesía Completa; Hugh Walpole - En La Plaza Oscura; Ezequiel Martínez Estrada - Obra Poética; Edgar Allan Poe – Cuentos; Publio Virgilio Marón - La Eneida; Voltaire – Cuentos; J. W. Dunne - Un Experimento Con El Tiempo; Attilio Momigliano - Ensayo Sobre El Orlando Furioso; William James - Las Variedades De La Experiencia Religiosa. Estudio Sobre La Naturaleza Humana; Snorri Sturluson - Saga De Egil Skallagrimsson .