jueves, 1 de diciembre de 2011

Suite101.net ya no tiene controles de calidad

En la última semana de noviembre pasado, por razones de reducción de costos, las autoridades del sitio de publicaciones informativas en español de Suite101.net, derogaron las figuras de Dirección (que llevaba a cargo Eva Fontiveros), la de los Redactores Jefes, y la de los EP, que oficiaban de correctores. Lo mismo ocurrió con las versiones en alemán y francés del mismo sitio.
En la .net (versión en español) esto produjo la deserción de muchos de sus colaboradores redactores, advirtiendo que sin un mínimo control de calidad el sitio - que siempre fue un referente de lo mismo - terminaría por ser de lo peor en lo que ya de por sí despectivamente se denomina, en el ambiente de las publicaciones, como "granjas de contenido".
Otros tantos - algunos de quienes deciden quedarse - pusieron el grito en el cielo, tomando como ataques las advertencias de quienes decidimos irnos (quien suscribe formó parte del grupo de EP correctores), decidiendo además soltar viejos rencores (que evidentemente tenían atragantados), denunciando, calumniando e infiriendo incluso que alguna vez algún Redactor Jefe o EP podría haber estropeado malintencionadamente la buena ortografía de algún texto, nada más que para jorobarle la vida al autor del mismo.

Nada. Como digo, ya Suite101.net no tiene desde hace una semana ningún tipo de control de calidad; vamos, qué digo, ningún tipo de control, a secas.
Ya no hay nadie que censure ni nadie que corrija nada, ni bien ni malintencionadamente.
Ayer día 1º de diciembre, la nueva etapa de Suite101.net se inaugura con estas tres "joyitas" de la literatura informativa; les dejo los links:





Hay más adefesios publicados por el estilo, de la misma fecha.
Esta nota va dedicada a todos aquellos que nos piden a los que nos vamos del sitio, que lo hagamos "sin hacer daño".
Es verdad, se bastan solos.
Lo lamento mucho por las muy buenas páginas que todavía hay allí, por los grandes amigos y grandes escritores que todavía insisten, me consta que con las mejores intenciones del mundo.
En fin, fue hermoso mientras duró.

6 comentarios:

  1. ¡Qué triste Roberto! No lo pongo en el grupo porque ya hay demasiados lamentos y ¡qué pronto todo! A mí Eva aún no me borró, pero no quiero estar ahí. Lo mejor que pueden hacer los de Vancouver es cerrar la página y no admitir más colaboraciones. Una cosa es que se te escape una errata, que no pongas un ladillo o unas comillas y otra cosa distinta esto que estamos leyendo. Aquí comienza la mañana y hay mucho que hacer. Buen día y un beso

    ResponderEliminar
  2. Más que triste, es realmente patético. Ahora funciona el todo vale... A cualquier precio.

    ResponderEliminar
  3. Sí, lamentablemente todo se fue al carajo mucho más rápido de lo que podía pensarse.

    ResponderEliminar
  4. Sí, realmente deplorable... No había querido retirar mis artículos, pero está siendo tiempo de hacerlo. Y lo que mencionas, nada más que la verdad. Es deleznable que cierta gente salga de su cueva y ahora se dedique a lanzar piedras a la labor que personas como tú y yo realizábamos. Qué pena que todo termine así. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pero las cosas siempre terminan por caer por su peso, querida Mayra; la gente lee, revisa y saca sus propias conclusiones. Lo mismo los que hablan de la supuesta censura en Suite, algo de lo que me ocuparé en una próxima nota. Gracias por comentar a todos.

    ResponderEliminar
  6. Después de estar ausente un gran tiempo de Suite por motivos que no vienen al caso, me he encontrado con esto. La verdad es que creo que colaborar en Suite no tiene sentido. Si no hay equipo editorial y está la ley del todo vale, entonces se ha convertido en un foro en el que se puede publicar de todo. Y para eso, pues ya tenemos nuestros propios blogs y foros.
    Roberto, la verdad es que tienes todo mi apoyo. He revisado los foros, pero no he encontrado el hilo que mencionas, aunque sí algun otro atacandote.
    Un saludo.

    ResponderEliminar