domingo, 27 de noviembre de 2011

'Let Them Talk', el primer disco de Hugh Laurie


El primer disco de Hugh Laurie, el protagonista de la serie de TV "Dr. House", acaba de salir a la venta el 9 de mayo.

 
“No nací en Alabama, ni ninguna gitana maldijo a mi madre. Como si eso no fuera suficiente, soy actor. Uno de esos bobos incapaces de encontrar el camino al aeropuerto sin la ayuda de un asistente. ¿Por qué entonces escuchar a un actor que canta?”.
Fue una de las declaraciones que hizo el actor y cantante Hugh Laurie, acerca de la aparición reciente de su primer álbum Let Them Talk (Déjalos hablar), el 9 de mayo pasado.


“Déjalos hablar” (Let Them Talk)


Sabíamos de Laurie que es un excelente pianista y guitarrista de las secuencias (casi siempre finales) en que se lo ve tocar, en diferentes capítulos de la serie de TV que protagoniza, Dr. House.
Let Them Talk es un disco de blues, de covers clásicos, que cuenta con una sólida banda y la participación de invitados tales como Allen Toussaint, Irma Thomas, Tom Jones y Dr. John, todas grandes figuras del género. No faltan los sonidos típicos de las guitarras dobro, banjos, violines, acordeones, saxos, clarinetes y vientos en general, característicos de cualquier buen álbum de blues; solo falta la armónica, el instrumento mayormente asociado al género, quizás, pero es lo de menos.
Publicado por Warner, la producción es de Joe Henry, que entre otros produjo también a Elvis Costello y a Solomon Burke.
El disco abre con St. James Infirmary, con una arriesgada introducción larga, con alguna influencia marcada de bandas sonoras (¿un homenaje a su origen?, ¿un guiño a sus fans?) y de Tom Waits, que la vuelve casi un bonus track raramente puesto al principio del disco -nada mal, para ser el primer disco del artista- que rompe el hielo que pudiera haber por algún prejuicio acerca de estar el público más acostumbrado a su imagen de actor, antes que a la de músico. Hugh Laurie pone “toda la carne al asador” de entrada, de esta forma, estableciéndose por derecho y peso propio -por calidad, porque sabe hacerlo- como frontman de una banda de blues. Nada menos.
Para el segundo tema queda entendido que Laurie no pide permiso y que lo que oímos es una real banda de blues.
Sobresalen Battle of Jericho, el boogie Swanee River, John River (acompañado por Irma Thomas), They’re Red Hot; Baby, Please Make a Change (con Tom Jones e Irma Thomas), mientras que el favorito de la crítica parece ser After You've Gone, interpretado junto a Dr. John, pero todo el material es excelente.


Lista de temas 


  1. Saint James Infirmary
  2. You Don't Know My Mind
  3. Buddy Bolden's Blues
  4. The Whale Has Swallowed Me
  5. John Henry
  6. They're Red Hot
  7. Six Cold Feet In the Ground
  8. The Battle of Jericho
  9. After You've Gone
  10. Swanee River
  11. Police Dog Blues
  12. Tipitina
  13. Whinin' Boy Blues
  14. Baby, Please Make a Change
  15. Let Them Talk


La voz de Hugh Laurie


Es cálida y su timbre y entonación se amolda muy bien al género; se nota que el actor sabe muy bien lo que hace. Como cantante, Laurie pertenece a una nueva generación, que ya no busca siendo blanco imitar el timbre y la forma de los negros, sino que entiende que hay una sola manera de cantar el blues, lo que hará que no tenga importancia si el intérprete es original de Alabama o proviene de cualquier parte del mundo.
"No nací en Alabama en 1890, deberían saberlo (…) y que quede registrado que soy un inglés blanco de clase media, entrando en la propiedad privada de la música y mitología del sur americano. Y si esto no fuera lo suficientemente malo, soy actor", fue algo más que Laurie tuvo para decir al respecto.
Por momentos la familiaridad de su modulación -otra vez, a través de la serie- puede hacernos dudar acerca de quién es el que canta, si Hugh Laurie o el Dr. Gregory House, si el artista o el personaje, pero esto tampoco tiene demasiada importancia.
Let Them Talk es un disco despojado de la preocupación de llegar a ser pasado en horario central en las grandes emisoras de radio; es un disco de blues.
Nunca estará seguramente en los grandes catálogos como clásico del género, y es posible que en unos años sea olvidado o recordado apenas como a una “rareza”, o se convierta en un “objeto de culto”.
Por de pronto, acaba de salir a la venta un muy buen disco de blues, digno de ser escuchado e incluido en cualquier discoteca particular.