domingo, 27 de noviembre de 2011

'Historias de Cronopios y de Famas', de Julio Cortázar


Un libro de relatos de humor absurdo, delirante y surrealista. Un ejemplo de transgresión en el arte, recomendable su lectura a los más jóvenes.

 
“Un cronopio pequeñito buscaba la llave de la puerta de la calle en la mesa de luz, la mesa de luz en el dormitorio, el dormitorio en la casa, la casa en la calle. Aquí se detenía el cronopio, pues para salir a la calle precisaba la llave de la puerta”.
Así empieza, se desarrolla y termina el relato Historia, uno de los tantos breves y no tan breves cuentos de Historias de Cronopios y de Famas, uno de los más singulares libros de Julio Cortázar, si bien todos los de él lo son, no pareciéndose entre sí ni en contenido ni en forma, ni respecto de otros autores. Es decir, quizás Cortázar sea el escritor más original de los últimos tiempos.

 

Historias de Cronopios y de Famas

 

El libro, de bastante pocas páginas, al menos en comparación con el resto de su obra, se divide en tres secciones: “Ocupaciones Raras”, “Material Plástico”, y el que le da nombre propio al volumen. Todos los relatos – como el presentado en nuestro inicio – pueden ser leídos como unidades separadas, pero tienen en común pertenecer a un mismo mundo, el de Cronopios, Famas y Esperanzas (sin conocerse porqué estos últimos no se incluyen en el título).
No hay una descripción demasiado acabada de ninguno de estos personajes; se deduce que son personas, viven en ciudades y tienen sus vicisitudes, bastante humanas aunque exageradamente, y adrede, surrealistas, caricaturescas, discurrido todo en un minimalismo al que se puede emparentar con el mundo de las historietas.
Hay críticos quienes han querido ver una alegoría de las clases sociales en Cronopios (intelectuales y aristocracia), Famas (burguesía y clase media) y Esperanzas (clase obrera), pero Cortázar siempre se abstuvo de convenir demasiado con cualquier interpretación que pudiera hacerse sobre algún particular de lo extenso de su obra.

 

El humor de Julio Cortázar

 

Toda la obra de Cortázar tiene sus momentos graciosos, pero su Historias de Cronopios y de Famas es sin dudas su obra humorística por excelencia.
El humor absurdo, sutil, delirante, surrealista, por momentos ingenuo, por momentos irónico, aunque sea levemente, se encuentra en cada uno de estos relatos, que son prueba del ingenio más agudo del autor, y que son una invitación al “desacartonamiento”, a restarle solemnidad envarada e inútil a la literatura y a la intelectualidad, objetivo que quizás no haya sido del todo alcanzado, prueba es la poca comprensión que la crítica y el público en general ha tenido sobre este libro. Nadie entiende muy bien qué quiso decir Cortázar con estos cuentos, parecería ser.

 

Las crónicas de un mundo mágico

 

En la primera parte del libro se ofrecen textos tan raros – y deliciosos – como las Instrucciones para llorar, Instrucciones sobre la forma de tener miedo, Instrucciones para matar hormigas en Roma, Instrucciones para subir una escalera, entre otras.
Luego se nos habla de las costumbres de Cronopios, Famas y Esperanzas, cómo es que bailan algo llamado “catala”; cómo hacen los Famas para preservar sus recuerdos; sobre el canto de los Cronopios; o se narran relatos delirantes, como el del oso que vivía en las tuberías de agua de una casa.

 

“Telegramas”, una de sus genialidades

 

"Una esperanza cambió con su hermana los siguientes telegramas, de Ramos Mejía a Viedma:
OLVIDASTE SEPIA CANARIO. ESTÚPIDA. INÉS.
ESTÚPIDA VOS. TENGO REPUESTO. EMMA.
Tres telegramas de Cronopios:
INESPERADAMENTE EQUIVOCADO DE TREN EN LUGAR 7.21 TOMÉ 8.24 ESTOY EN SITIO RARO. HOMBRES SINIESTROS CUENTAN ESTAMPILLAS. LUGAR ALTAMENTE LÚGUBRE. NO CREO APRUEBEN TELEGRAMA. PROBABLEMENTE CAERÉ ENFERMO. TE DIJE QUE DEBÍA TRAER BOLSA AGUA CALIENTE. MUY DEPRIMIDO SIÉNTOME ESCALÓN ESPERAR TREN VUELTA. ARTURO.
NO. CUATRO PESOS SESENTA O NADA. SI TE LAS DEJAN A MENOS, COMPRA DOS PARES, UNO LISO Y OTRO A RAYAS.
ENCONTRÉ TÍA ESTHER LLORANDO, TORTUGA ENFERMA. RAÍZ VENENOSA, PARECE, O QUESO MALAS CONDICIONES. TORTUGAS ANIMALES DELICADOS. ALGO TONTOS, NO DISTINGUEN. UNA LÁSTIMA."

 

Influencias

 

Quizá la influencia más directa de este tipo de humor – y de su presentación – se encuentre en los cuentos de Witold Gombrowicz, especialmente en Filidor Forrado de Niño, que Cortázar cita en alguna de sus novelas, y posiblemente antecedentes más lejanos sean Gulliver, de Jonathan Swift, Las Aventuras del Barón Munchhaüssen, o Alicia en el País de las Maravillas, de Lewis Carroll.
Luego, el humor de Cortázar influenciaría el discurso, por ejemplo, del escritor y dibujante Roberto Fontanarrosa, y de otros artistas argentinos extra literarios, como Quino (el autor de Mafalda), o el grupo Les Luthiers.
Cortázar fue un autor desprejuiciado, que se tomaba las mayores libertades creativas, que – dicho por él en muchos reportajes – no se reconocía un intelectual, y se encontraba más familiarizado con lo irracional que con sucomplementario.
Sus Historias de Cronopios y de Famas son su obra más transgresora – cabal ejemplo de genuina transgresión – sin por ello dejar de ser arte; una obra completamente recomendable para los más jóvenes.