viernes, 25 de noviembre de 2011

Componer música para cine


Desde siempre ha existido el cine amateur, y en la actualidad proliferan los videos caseros. Aquí, un apunte sobre cómo componer música de película.

La popularización por abaratamiento de equipos tales como videocámaras, computadoras e instrumentos musicales ha hecho que mucha gente pueda desarrollar productos de cine y música de una manera que rebase la calidad tradicional de "casero" (en otros tiempos el término implicaba no exhibir el producto fuera de un ambiente familiar).
El concepto de "casero" ya no reviste idea de mala calidad, habiendo concursos de este tipo de productos y sitios de Internet donde se comparten experiencias realizadas.
Tal vez seas músico y tengas un amigo que realiza este tipo de cine; aquí un apunte sobre cómo interactuar si es el caso, armando una banda de sonido original para la película.

 

Requisitos mínimos

 

No hace falta una computadora demasiado poderosa. Con una Pentium IV a 1.8 gigas de procesador y un giga de memoria RAM DDR, si no se usa el equipo para otra cosa, bastará.
No se pensará para este trabajo en la participación de una banda de música completa, aunque, dependiendo del criterio de trabajo, se podrá contar con un guitarrista y cantante. Es recomendable tener presente que, a la hora de componer, la música debe estar al servicio de la imagen; es decir, no se recomiendan timbres demasiado personales, si bien esto también puede depender del momento y del tipo de película.
El grueso de la composición, la realizará un tecladista, por lo que bastará con un teclado que disponga de dispositivo MIDI. Los teclados de los años 80 ya contaban con ello, por lo que de segunda mano se puede conseguir algo bastante económico.
El software a utilizar debe contar con un grabador multipistas que admita track de video. Un buen ejemplo es el Sonar 7 de Cakewalk, pero hay otras marcas. El precio oficial del Sonar 7 oscila, en la actualidad, entre los cincuenta y los cien dólares.

 

¿Qué es el MIDI?

 

MIDI es el acrónimo de Musical Instruments Digital Interface o Interfaz Digital de Instrumentos Musicales. Es una tecnología que no trata de grabar música de ninguna manera, sino que, enchufando el teclado a la computadora, aquel sirve de comando para introducir órdenes en el programa pertinente en lenguaje de computación. De esta manera, la computadora interpretará en signos de escritura y de lectura musical, con casi un cien por ciento de efectividad interpretativa.
Luego, aplicando a esos registros de música dispositivos plugin, llamados VST (Virtual Studio Technology), se le dará a la melodía o ritmo el timbre de instrumento deseado (los hay de piano, órgano, cuerdas, vientos, instrumentos étnicos, y los que se desee), con un alto rendimiento en calidad. Vangelis fue un precursor en el uso de esta tecnología, como hoy la mantienen viva los mejores y la mayoría de teclistas del mundo.
Por cierto, se consiguen instrumentos VST gratis en Internet de excelente factura.

 

Componer una banda sonora para película

 

Vale destacar que todo lo que aquí se dice no es solo a efectos de producir música para cine; lo mismo vale para programas de TV, convencional o de Internet, para grabación de tandas comerciales, etc.
En el caso del cine, conviene atender primeramente a todos lo que constituye sonido en él, vale decir, diálogos, efectos, pistas de ambiente, diseño de sonidos y música. Excepto en el caso en que el director decida, en cuanto a los diálogos, dejar las voces grabadas por la videocámara (entonces las voces irán fundidas con la filmación, en el mismo archivo, en el mismo track), se deberán disponer de tracks para cada una de las voces (en caso de doblaje).
Es importante que el músico busque que su sonido se identifique plenamente con la imagen, pero jamás debe perder de vista que el sonido está al servicio de la misma, al menos en el cine convencional, y que nunca debe pretender "robar" protagonismo, a menos que esa sea la intención particular del director.
También es importante no acentuar con música todos los momentos claves de la película, hay veces que el valor de una imagen es superior a la de mil sonidos, o la de solo uno, inclusive.

 

Cuestiones técnicas

 

Respecto del material de video, conviene trabajar con archivos QuickTime (si se graba en AVI o MPG, se deberá contar con un programa de conversión de formato) siendo que posee la mejor resolución a mayor compresión (es algo así como el MP3 del video). Además, después de importar, el secuenciador integrará sonido e imagen de manera muy fluida con este formato.

 

El testimonio de Sean Callery, compositorde las series de TV, 24 y Nikita

 

Tratándose 24 de una historia narrada "en tiempo real", "mientras alguien tiene una reunión en la UAT, algo terrible está sucediendo en la otra punta de la ciudad. ¿Cómo lo encajamos de tal modo que los espectadores perciban que sucede al mismo tiempo?", se preguntaba Callery, en entrevista con la revista Digital Music.
"La solución final pasó por crear un ambiente lineal continuo en todas las escenas fundamentales, sin subidas ni bajadas dramáticas, tan solo una incesante tensión en toda la escena. Los productores ejecutivos no querían una partitura orquestal convencional, ni basada en el ritmo, como hice con Nikita".
Se destaca que Callery también trabajó como montajista de efectos de sonido en Deep Space Nine, algo que le sirvió luego para resolver la situación musical de 24.