viernes, 25 de noviembre de 2011

¿Cómo nos relacionamos en Internet?


¿Cómo resultan nuestras relaciones en Internet? Navegando las redes sociales, se percibe una agresividad mucho más acentuada que en otros medios.


Internet no es un medio democrático, como sí lo es la televisión o la radio, que por comprar simplemente un aparato receptor de estos medios se tiene acceso a ellas. Es decir, por comprar una computadora o cualquier dispositivo con conexión a Internet, no se supone el acceso inmediato a la Red.
Es decir, que mientras dicha conexión no sea libre y gratuita en todas partes del mundo, como sí lo son, reiteramos, la televisión y la radio, este no será un medio del todo masivo, ni democrático.

 

Tipos de redes sociales

 

Las hay de todo tipo, centradas en un tema específico o simplemente para relacionarse, en cualquier aspecto que una o más personas puedan hacerlo.
Existen sitios y foros dedicados a temas particulares, como pueden ser la informática, periodismo, arte en general, cuentos y poesía, para buscar pareja, y cualquier disciplina y gusto que puedan conducir a la gente a relacionarse.
Internet ha dinamizado de manera impresionante las comunicaciones, y hoy día cualquier persona puede mantener conversaciones instantáneas con gente de cualquier parte del mundo y de manera económica, en relación con la telefonía, por ejemplo.
Esta inmediatez de la comunicación, que supone una mejoría en las relaciones sociales, sin embargo exhibe un aparente deterioro y retroceso en las mismas, tal como puede verse en muchos, sino en la mayoría de esos mismos sitios de encuentros.

 

Casos reales de agresividad (y uno de ficción)

 

Quien navegue a menudo por estos lugares virtuales antes mencionados, se hallará ya acostumbrado y muerta su capacidad de asombro, ante el sinnúmero de discusiones, agravios, insultos, procacidades, amenazas, desprecio de toda índole, etc., que se expresan los usuarios en la casi mayoría de los foros.
Desde expertos en informática que insultan a los principiantes que quizás hacen consultas un tanto obvias en sus posibles respuestas, hasta los poetas que se agravian por la calidad de sus respectivas producciones, o denuncias de traición y violación a datos personales, de un usuario a otro, en todos los sitios abundan los perfiles falsos, de quienes solo tienen interés en estas agresiones.
Incluso, se advierte una particular violencia en tales manifestaciones, como nunca se había percibido en comunicaciones por otros medios.

 

La violencia social a través de Internet

 

En un capítulo de La Ley y el Orden (Law & Order), la serie policial que se emite por el canal Fox de cine y series, se presenta un caso que trata de una red social, donde un par de usuarios de la misma durante un tiempo se dirigen todo tipo de insultos y agravios, quién sabe por qué motivo. Cuestión que de los insultos pasan a las amenazas, y en determinado momento uno de los dos decide publicar los datos personales del otro, entre ellos, su domicilio. Conclusión, que un tercero toma ese dato, va y le mata al dueño de este.
Bien, esta serie suele ser bastante realista y testimonial respecto de los casos que presenta, siendo alguno de ellos versiones de hechos verídicos (no se ha chequeado que este sea uno de los casos).
De lo que se deduce que el problema no es exclusivo del mundo hispano, al menos.

 

Internet refuerza la tendencia de los grupos sociales

 

En el capítulo titulado El Periodismo y la Web, del programa En el Medio, que emite el canal cultural de TV Encuentro (que puede ser descargado gratuitamente desde su sitio en la Red, bajo el nombre PA-PP-15134PA-PP-153740.Avi), se dice que Internet es aún un medio en proceso de evolución, sin llegar todavía a constituirse en sus características definitivas, al menos en lo que respecta a conclusiones de tipo sociológicas.
Sin embargo, el periodista Guillermo Pistonesi, director de TVPTS (Televisión por Internet), hace una interesante declaración al respecto: “Internet refuerza en buena medida cierta tendencia que tenemos como grupos sociales a ser endogámicos, entonces, como que en Internet se tiende a configurar comunidades virtuales muy autorreferenciales y poco abiertas a lo diferente. Entonces, cualquier opinión que sea diferente en general es rechazada, reyectada (sic), por parte de los usuarios de esa comunidad, como una opinión no válida”.
Y prosigue: “Yo creo que Internet acá abre un gran signo de interrogación. No está visto que Internet permita relacionarnos entre distintos. En general, Internet permite y facilita el relacionarnos entre parecidos”.


Ausencia de responsabilidad de las páginas online


Los sitios virtuales no tienen responsabilidad alguna sobre los contenidos publicados, en tanto que son difusores y no editores. No existe un lugar ni físico ni virtual donde puedan ser denunciados agravios, calumnias e injurias, de esta naturaleza.
Solo resta reflexionar si la sociedad había mantenido reprimida toda esa carga de violencia, en tanto no existía un medio como Internet, o si la aparición del nuevo medio inoculó lo mismo entre sus usuarios, algo que suena un poco ridículo considerarlo, por cierto.