sábado, 26 de noviembre de 2011

'Agitor Lucens V', de Arco Iris


Es el disco de rock progresivo más maduro de esta banda liderada por Gustavo Santaolalla en sus inicios. Una obra conceptual que une misticismo con ovnis.


Arco Iris fue una de las bandas fundacionales del rock argentino con mayor trayectoria. Conformada por Gustavo Santaolalla, guitarra y voz (ganador de dos premios Oscar a mejores bandas de sonido, en la última década), Ara Tokatlian, teclados y vientos, Guillermo Bordarampé, bajo, y Horacio Gianello, batería y percusión, Arco Iris fue una de las bandas que comenzó el movimiento de rock en Argentina cantando en inglés, junto a otras bandas, como Los Gatos, Almendra, Vox Dei o Manal; sin embargo, superaron en permanencia a todas estas bandas.

 

Arco Iris, una comuna “hippie”

 

Los miembros de esta banda, junto a su “guía espiritual”, una mujer llamada simplemente Dana, que canta en este álbum que nos trae, vivían en comunidad, siguiendo cierta filosofía más o menos mística. De este modo, eran algo más que una banda de rock, y eso se reflejaba en sus producciones, siempre sustanciadas de cierto conceptualismo. La ópera-rock Sudamérica es prueba de ello.
Fueron pioneros también en la fusión con los aires de folklore argentino, mucho antes que Leon Gieco, a quien Santaolalla le produjera su tríptico De Ushuaia a la Quiaca, años más tarde.

 

Trayectoria de Arco Iris, con y sin Gustavo Santaolalla

 

La banda grabó y publicó cerca de diez álbumes y varios simples, entre 1969 y 1974, y este trabajo que aquí nos trae es el último con Santaolalla en la formación. La banda siguió funcionando un tiempo más luego, ya sin él. Hubo reuniones a mediados de los ’80, cuando grabaron más discos, y un último trabajo se registró en 1996, pero siempre ya sin Santaolalla.

 

El conceptualismo en el rock; la ópera rock

 

En 1967, con su Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, los Beatles habían introducido la idea de conceptualismo (y falso-conceptualismo) en el rock. A eso le siguieron en este sentido, siempre en tierras británicas, Quadrophenia y Tommy, de The Who, y más tarde The Dark Side of The Moon, de Pink Floyd. En Estados Unidos eran éxito las óperas Hair y Jesucristo Superstar.
En Argentina, Almendra había abandonado el proyecto de una ópera rock y Vox Dei había grabado La Biblia, mientras, Arco Iris ya tenía su ópera, Sudamérica.


'Agitor Lucens V’, “Fabio Zerpa tenía razón”


Sin lugar a dudas es el trabajo más maduro del grupo, cuando menos, por paso del tiempo y experiencia adquirida.
Una nota de tapa advierte que la obra trata de “las fuerzas mágicas” de la naturaleza, en relación con los cuatro elementos (aire, tierra, agua y fuego) pero su conceptualidad se confunde un poco por la ilustración de la cubierta, la fotografía de un platillo volador.
La idea de esta obra surgió de una musicalización que la banda había hecho para un audiovisual del reconocido ufólogo argentino (derivado de la sigla inglesa ufo, ovni, un experto en investigaciones sobre lo extraterrestre), Fabio Zerpa. La presentación del trabajo fue un montaje de ballet, con la coreografía de Oscar Aráiz, en el Teatro San Martín de Buenos Aires.
El concepto de este trabajo, como hemos dicho, se presenta confuso, si bien hay que reconocer que hoy día daría “mucha tela que cortar” a los cultores de la new age.
Es también un trabajo donde se luce la capacidad interpretativa de cada uno de los integrantes de la banda, rico en arreglos, maduro en la composición, y con una belleza que le resulta inherente en cuanto a poética, y la cálida y brillante voz de Santaolalla.
Se distinguen las melodías y poética de canciones como Lucero Andino, Senderos de Marcahuasi y Paraíso Sideral.
Quizás el final instrumental de Las Luces Eternas remite en exceso al de I Want You (She’s so Heavy), de los Beatles, pero vale como homenaje a esa banda, que introdujo el conceptualismo en el rock, desde su Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

 

Lista de temas de 'Agitor Lucens V’

 

  • Intro
  • La Nave Madre
  • Lucero andino
  • Vientos celestiales
  • Si el Señor me dio éstas manos
  • Bas Bus
  • Príncipe del alba
  • Las luces eternas
  • El regreso del pájaro dorado
  • La nave madre
  • El Arcángel Miguel
  • Agitor
  • Sendero del Marcahuasi
  • Paraíso sideral
  • Un tiempo y tiempos y la mitad de un tiempo
  • Lucens V
  • Las huestes de Orión
  • Salmo a Cristo
Finalmente, se trata de un disco imprescindible en el repertorio de discos de rock argentino más progresivo, si se tiene en cuenta que hay dos maneras de armarse de una discografía de este género. Una es con los discos clásicos, que quizás ya nadie escuche, por tenerlos muy aprendidos, y otra es con lo más experimental, raro y progresivo que en el mismo se puede hallar.